sábado, 29 de diciembre de 2012

Vulnerabilidad vs Rutinas

"El hombre íntegro es directo y fuerte, tiene corage y reconoce su vulnerabilidad. Se expresa abiertamente con las mujeres sin tener que recurrir a las famosas rutinas. Estamos hartos de las rutinas. Estamos hartos de bailar como monos delante de las mujeres para conseguir su aprobación. No. Somos lo que somos y nos compartimos con mujeres dignos" Victor malvado
  
"No pongas un límite a lo vulnerable que puedas ser, sólo sé real, sé vulnerable y haz todo lo opuesto a lo que haces siempre. Y así, tendrás un resultado opuesto y eso es lo que quieres, sólo sé real y encuentra el amor a tí. Hemos aprendido que ser vulnerables es ser débiles, pero es todo lo contrario, la vulnerabilidad nos permite sentir lo que es, lo que hay, y en este sentir podemos transformarnos en más amor. Y sanar abrazando nuestro ser." Isha.

 

“El show de Truman” es interesante porque nos hace pensar en la realidad que nos rodea y nuestra tendencia de aceptar lo que percibimos como realidad. Lo que me interesa ahora es el reto que nos presenta la peli “Di que si” que voy a combinar con las lecciones de “Mentiroso Compulsivo” y su aplicación en nuestras vidas y interacciones con las mujeres.
Si no has visto estas dos películas, Jim Carrey encuentra en situaciones extrañas debido a un maldición en el caso de “mentiroso Compulsivo” en que es incapaz de mentir. Cada palabra que sale de su boca es la realidad. A veces lo que sale es al dura, durísima realidad. Haz el experimento de decir solo la verdad durante un par de días y te das cuenta de la cantidad de mentiras con que nos estamos constantemente protegiendo. La otra película: “Di que si”, se trata de un hombre que piensa que si dice “No” a cualquier cosa que le propone los demás, que va a sufrir. Piensa que tiene una maldición. Es este caso, la maldición solo existe en su imaginación pero en la peli, la protagonista tiene bastantes aventuras y incluso un romance como resultado de su habito de decir que si a todo.

Te estoy proponiendo que hagas un experimento con estos dos conceptos.¿ Serás capaz de mezclar con la gente y solamente decir la verdad a todo el mundo? La respuesta más normal sería que un experimento así sería demasiado arriesgado. Claro, puedes caer mal o incluso ofender a la gente. Pero algo interesante puede salir de este experimento. Puedes no solo darte cuenta de la cantidad de mentiras que habitualmente cuentas, de hasta qué punto te escaqueas en lugar de aceptar la participación en la vida en general, pero de das cuenta que las consecuencias malas que habías imaginado, no son tan duras. La gente te empieza a respetar. Eres un hombre de su palabra.

Vamos a usar el ejemplo de una situación en que estás hablando con una mujer en una discoteca. La dura realidad es que estás allí porque quieres ligar con ella. Quieres ligar con ella porque la quieres llevar a la cama. ¿Es posible ser sincero con ella) Si.

La mujer puedes estás en uno de cuatro etapas:

1. Busca sexo.
2. Está abierta a sexo.

3. No sabe.
4. Está cerrada a sexo.


Si está en uno de las primeras etapas, imagina su respuesta si tienes una conversación de este tipo:

Ella: “¿Estás ligando conmigo?”
Tu: “Si”

Quizás
Ella: “Eres un ligón”
Tu: “Si”

O puede ser
Ella: “Estás intentando llevarme a la cama”
Tu: “Si”

Compara esto con:

Ella: “Estás ligando conmigo?”
Tu: “No…(excusa o rutina)”

Necesitas el coraje de mantener tu marco. Eres un hombre fuerte y decidido. Si estás evitando la verdad, si no quieres decir lo que quieres, si tienes que engañarla para llevarla a la cama… no la mereces. Ella lo sabe.

Por supuesto es mejor ser elegante que ser bruto. Con tiempo puedes aprender a expresar al verdad más elegantemente pero una mentira siempre huele mal.

El reto es simplemente decir lo que es que estás pensando. ¿Estás nervioso? Dilo. ¿No puedes dejar de mirar al culo de la chica con quien estás hablando? Dilo. Hay que evitar la tentación de ocultar la verdad con humor. Es bastante común intentar “pedir perdón” por tus deseos, declarándolos pero convirtiéndolos en broma. Si conviertes tus deseos en broma, no estás diciendo la verdad. Es otro intento de protegerte. Es otro intento de escaquearte.

Decir la verdad es un arte. Tienes que aprender a decir lo que estás pensando sin pedir perdón, sin vomitar tus miedos en la otra persona, sin evitar contacto visual, sin hacerte el chulo, sin buscar aprobación… La única forma de aprender este arte es practicar.

Si decides hacer el ejercicio, hazlo bien. Sal solo o con amigos. Si estás con amigos, asegúrate que tus amigos no estás cerca cuando hablas con la mujer. No es un espectáculo. Tampoco deberías hacer un espectáculo delante de sus amigas. No. La verdad es algo que con ella.

Mira la mujer en los ojos. ¿Es tan frágil que al oír la verdad que se pone pálida? Me imagino que estás hablando con una mujer adulta. Si no le gusta lo que dices te lo va a decir. Sobrevivirás.  

Victor Malvado

Fuente:http://victormalvado.blogspot.com.ar/2009/05/di-que-si.html?zx=bcea54e1db1da6e9

No hay comentarios: